Terminator (The Terminator, 1984)


1984 fue un año excelente para el cine de género. En ese mítico periodo de tiempo vieron la luz grandes obras de lo fantástico como Indiana Jones y el templo maldito, Los Gremlins o la gloriosa y única El retorno del Jedi (parafraseando: sólo hay un retorno, y no es de ningún rey) Pero quizá, la cita más importante a la que acudir en aquellos tiempos fuera el debut cinematográfico de James Cameron. Si nos olvidamos de la curiosa Piraña 2: Los vampiros del mar, en la que al parecer el director canadiense no tuvo mucho que ver, en 1984 Cameron estrenaba y se estrenaba con Terminator, y a partir de ahí, no volveríamos a mirar a la fotocopiadora, por ejemplo, del mismo modo.

El guión, firmado por el propio Cameron, recogía elementos muy trillados (cuál no lo es) de la fantasía científica y los enroscaba en una historia de futuros apocalípticos, paradojas temporales y robots asesinos llena de frescura e imaginación. Visualmente la película daba un paso adelante y se puede decir que abría brecha para un nuevo subgénero de ciencia-ficción violenta y beligerante.

La trama presenta a dos viajeros en el tiempo que regresan al pasado para luchar por la atención de Sarah Connor (la vieja historia del macho cabrío, a pesar de su pelo cardado) Uno es humano y tiene la misión de velar por su vida, el otro es de metal y sus intenciones no son tan honorables. Poco a poco Sarah irá descubriendo el por qué de todo este embrollo y tomará conciencia de la importancia de su situación.
La película mantiene una tensión dramática muy viva a lo largo de todo el rollo. La comparación de la máquina de matar venida del futuro con la humanidad del soldado Kyle Reese (interpretado por un magnífico Michael Biehn) está muy bien llevada y es uno de los puntos fuertes. Como el mismo Reese dice 'Los cyborgs no sienten dolor, yo sí... '. Los flashbacks con imágenes de un espantoso porvenir posnuclear en el que las máquinas cazan y dan muerte a todo humano con el que se topan, son realmente extraordinarios y aún, hoy día, no han perdido ni una pizca de su espectacularidad. Dignos de mención son algunos pequeños detalles, como el juego de referencias con grúas, palas mecánicas y otros artefactos de nuestro tiempo, o los frios y macabros asesinatos de las distintas Sarah Connor (con la mítica pistola de mira láser) Y todo ello aderezado con una banda sonora que ha pasado a formar parte del imaginario colectivo.

Centrándonos en el apartado visual, nos encontramos con una cinta de lo más eficiente, aún teniendo en cuenta que el presupuesto con el que se contó ni siquiera se acerca a los que Cameron manejaría más tarde (por ejemplo en Titanic) La definición de la imagen es bastante oscura -una especie de filtro que difumina los focos de luz potencia este detalle- y confiere a la peli, no sé si pretendidamente, un carácter tétrico y sombrío, muy apropiado para los pesimistas planteamientos con los que nos encontramos. Por otra parte los rudimentarios efectos especiales (stop-motion, muñecos y maquetas) a mí entender, superan con creces los de muchas superproducciones actuales.

Conviene destacar el correcto elenco de actores, constituido por algunos de los intérpretes fetiche del director y con Linda Hamilton a la cabeza (incluso sale Bill Paxton haciendo de punki al principio) ninguno desentona y todos ellos están muy en su papel.
Pero, siendo honesto conmigo mismo, lo que no puedo negar es que el carisma del film recae casi exclusivamente -y siempre en mi opinión- sobre los hombros de la musculosa estrella austriaca, Arnold Schwarzenegger: Seguramente el actual líder de California no sea un buen gobernante, parece claro que no es un buen actor y ni siquiera debe ser buena persona. La fama de bastardo y cara sieso le precede, al menos en Europa, pero... ¿A quién le importa? Aunque a algunos les pueda pesar Arnold es ya un mito del cine de acción, y para eso no le hizo falta mucho, sólo ser él mismo.
-Y esto es ya una declaración de intenciones para lo que reste de blog-

Concluyendo, Terminator es a día de hoy un clásico de entre los clásicos, al que sólo le hizo falta más pasta para convertirse en obra maestra -véase Terminator 2: El juicio final-

Dictamen: IV



10 comentarios:

FLITS dijo...

Estoy totálmente deacuerdo con lo dicho con Terminator y yo incluso la hubiera puntuado con el "v".
"Solo hay un retorno y no es de ningún rey"¿¿no crees que ya se merece estar en la nueva sección de frases míticas del cine de freakraiser???;p

Markitos dijo...

Te falta otra gran película de 1984, Los Cazafantasmas, por favor no te olvides de ellos. Es una afrenta al buen gusto cinéfilo.

Mario dijo...

Voy a intentar que el 'V' se venda caro. Aunque es verdad que con 'Terminator' he estado dudando hasta el final :-D ¿Y que te parece hacer tú algo de 'clerksII' para Freakraiser?

Y totalmente de acuerdo con los 'Cazafantasmas', todo un clásico. Pero es que en 1984 hubo mil pelis, también me dejé 'El experimento Philadelphia', 'Dune', '1984', '2010: Odisea 2'... Buff, menudo añito, no?

JohnTrent dijo...

Una gran pelicula que, sin pretenderlo (o quizas si) se convirtio en todo un clasico de la ciencia ficcion, y del cine en general. La pelicula que, a su vez, sirvio de trampolin a Schwarzenegger hacia la fama y que propicio años mas tarde una autentica obra maestra, aun no superada como pelicula de accion, que fue Terminator 2.

Saludos.

Javi-K dijo...

Sí señor, gran película, gran año y gran Schwarzenegger en esta película.

Muy buena la review de la película, me pasaré a ver qué película calificais con V.

Un saludo!

Boris dijo...

Pues sí, gran ejemplo de cine de ciencia ficción testosterónico. El V, creo yo también, para la segunda parte. ¿O es que creíais que gobernator se iba a quedar sin la puntuación más alta? :D

FLITS dijo...

Bueno en verdad la película que le hizo famoso fue Conan el Barbaro(1982), pero esta claro que a partir de esos años el "chuache" no paró hasta convertirse en unos de los actores que más llenaron las pantallas en las películas de acción.

Mario dijo...

No te olvides de Hércules en Nueva York (1970) Todo un clásico :-P

Cesare dijo...

A mi incluso me gusta más esta que la secuela, ya se que la segunda cuenta con más medios y es buenísima, pero esta tiene un halo de entusiasmo por hacer por fin lo que se quiere, que se cuela por todos los planos, los cortes e incluso en los fueras de campo del film... No se si me explico, le encuentro mucho más encanto (y pesimismo, por que no decirlo).

Ted Kord dijo...

Terminator es una película que me sigue poniendo nervioso cada vez que corre Linda Hamilton con un austriaco atrás.
Esa peli es increíble, no solo la recuerdo como una de las primeras pelis “maduras” que vi, si no también como unas de las mejores de género (que vuelva el stop motion y las maquetas)
Coincido totalmente con lo que dices de Arnold, le fue bien el papel por que ni siquiera hablaba (y cuando lo hacia no era su voz).
Recuerdo que hace 2 décadas vi las pelis de este actor (comando, depredador etc..) doblados al español (latino) ¡que desagradable sorpresa cuando pude escuchar su original performance ¡ si antes era mal actor sin el doblaje caía aun mas abajo.
(Un amigo remarca que su mejor actuación es cuando hace de borracho en conan)
Volviendo a terminator la 2 me pareció inferior por lo poco lúgubre de las escenas (chau ciberpunk) y el OK final dentro del poso de fundido.
Un abrazo gran blog ¡