Re-animator (1985)


Las adaptaciones a la gran pantalla de la obra del bueno de H.P. Lovecraft han sido muy desiguales, variando desde el escupitajo directo a la cara hasta la patada en la rancia entrepierna del escritor.
De manera rápida se puede definir el horror cósmico, corriente principal del conjunto de sus relatos, como la sugestión, más que en la descripción, de abominaciones inhumanas ajenas a la realidad tal como la conocemos. El miedo recreado en sus historias posee un carácter atmosférico, la mayoría de las veces urdido a través absorventes argumentos detectivescos, en el que los personajes se van acercando paulatinamente al abismo de criaturas primigenias y conocimientos prohibidos.
Lamentablemente, lo más habitual en la mutación cinematográfica de la personal mitología literaria del genio de Providence es precisamente eso, la irreverente transformación de sus historias en fiestas casqueras rebosantes de monstruitos cthulhuloides, con tentáculos, sangre y blandiblú para dar y tomar. Pero no deja de ser cierto que dentro de estas adaptaciones sinvergonzonas hay de todo: malo, peor, nefasto e, incluso, bueno. A este último apartado pertenece el trabajo del tándem formado por el productor Brian Yuzna y su director fetiche, Stuart Gordon.

Society y, sobre todo, El dentista, una de las películas más divertidas que yo soy capaz de recordar, suponen por sí solas una aportación más que notable al cine de terror contemporáneo. Pero si los fans del horror tenemos que agradecerle algo a Yuzna, es su prolífica labor como promotor de una larga lista de productos y subproductos fantásticos y, sobre todo, su mecenazgo sobre el director de Re-animator. Sin lugar a dudas, los mejores resultados de las colaboraciones de la pareja son aquellos que tienen como punto de partida el universo lovecraftiano: Re-animator (1985), Re-sonator (1986), Dagon (2001) y esperemos que el proyecto en el que al parecer andan enredando actualmente, House of Re-Animator, la nueva continuación de las aventuras de Herbert West prevista para el 2008. A esta lista habría que sumar los films sobre el mismo tema que cada uno perpetró por su lado, entre los que destacan H.P. Lovecraft's Dreams in the Witch-House, de Gordon, uno de los episodios más resultones de la primera temporada de Masters of Horror y las continuaciones del reanimador, esta vez con Yuzna detrás de las cámaras.

En cuanto a la película que nos ocupa, está basada en el relato titulado Herbert West, reanimador (1922) y, aunque sus excesos gore suponen una exageración evidente respecto a éste, la mayor parte del humor macabro residía ya en el original. A nivel argumental, simplifica el número de peripecias del original literario -no en vano se publicó como un serial, dividido en fragmentos-, y lo deja en un solo episodio sin demasiadas complicaciones:
Herbert West, un excéntrico y sombrío estudiante de medicina, tiene la obsesión investigadora de devolver a la vida a los muertos mediante un suero verde fluorescente de su invención, siguiendo la línea de la mejor tradición de ci-fi casposa. Después de liarla en Suiza, donde intentó reanimar con éxito relativo a su profesor -el honorable sabio se levantó lo justo para que le estallasen los ojos como sendas bocas de riego abiertas-, parte a Nueva Inglaterra, a la famosísima universidad de Miskatonic, en Arkham. Allí conoce a su compañero de piso, Dan Cain, que, fascinado por sus proyectos científicos acabará por ayudarle, y a su novia Megan, la rubita hija del rector. A pesar de tener en contra a toda la universidad, encabezada por el maluto de turno, el salidísimo Dr. Carl Hill que pretende robarles el hallazgo y tirarse a Megan, consiguen continuar sus investigaciones. El éxito será mayor que en Suiza, al menos en lo referente al número de reanimaciones, de fluidos derramados y de vísceras estampadas contra las paredes.

A un ritmo narrativo sin fisuras, en un formidable crescendo de salvajadas, hay que unir el magnífico y macabro sentido del humor que acompaña al film ya desde la primera escena, plasmado mediante pura artesanía cinematográfica en la que se combinan trucos de encuadre y montaje con efectos especiales de los baratos. Todo ello para un resultado visual increíble, sobre todo si se tiene en cuenta la precariedad económica con la que contaban.
Dentro de las humoradas sanguinolentas que adornan la película, me gustaría destacar una escena que se me quedó grabada a fuego, una escena que, si existe la justicia artística, debería pasar con honores a los anales del séptimo arte: aquella en la que Dr. Carl Hill, reanimado el tío y con su propia cabeza amputada entre las manos, juguetea con su lengua por el sonrosado y carnoso cuerpo de Megan (Barbara Crampton, playmate de bastante buen ver), e intenta un cunnilingus que es frustrado en el último momento por el inoportuno West. Gloriosa.
Reanimator es una de las primeras que utilizó a los zombies -o similares- y los festines gore como cruenta fuente de carcajadas, encabezando un tipo de comedia enferma para descerebrados -entre los que me incluyo- que hoy en día ya debería ser considerada como casi un género.
Una cinta en la cumbre de aquella maravillosa época para los excesos de todo tipo, también para los cinematográficos, que fueron los años ochenta.

Dictamen: IV




10 comentarios:

flits dijo...

Pues creo que no la he visto, pero desde luego por lo que he leido me han entrado muchas ganas de verla.Tiene toda la pinta de ser la peli perfecta para verla con unos amigos(dispuestos a ver lo que sea), con unas cervezas y a reirse un buen rato...

Rabniq dijo...

Mi única experiencia con versiones fílmicas de LoveCraft fue hace un año con "el libro de los muertos" creo recordar, lo que si q no retengo en la pelota es el director, y os puedo decir que no terminé de ver la peli de lo que me aburria. Carecia completamente de guión recuerdo un concatenar de pequeñas historias cortadas, en las que iban apareciendo una serie de seres de lo más estraños y "groseros" sin ningún tipo motivo o explicación.

A pesar de ello, y tras tu crítica, quizas cuando vuelva a instalarme el burrito y le tenga divulgando cultura, lo reintente de nuevo con alguna de las pelis que comentas, aunque desde luego sin esperarme ver una película estraordinaria.

Un saludo a ambos dos y visitantes varios.

Alvy Singer dijo...

Claaaaaaaaaaaaaaaaaasico.

Boris dijo...

Flits: Pues sí, sin duda que sería el acompañamiento perfecto para una noche rancia de comida basura y cervecitas, ya lo creo.

Rabniq: Creo que la película a la que te refieres es Necronomicón, producida por Yuzna. Yo, que soy un cinefago con muchísimas tragaderas disfruté viéndola, aunque sí, hay que reconocer que no es precisamente una gran película. Anímate con Reanimator -aunque vislumbro que no te va a gustar demasiado-, que es cojonuda.

Alvy singer: Sin duda.

Saludos a todos!

Hombre Lobo dijo...

Una gran película, sin duda, aunque confieso que fue necesario para mí ver "La llamada de Cthulhu" (2005) para encontrar la adaptación DEFINITIVA del mundo de H.P. Lovecraft (claro, sin hablar ya de otras películas de clara inspiración lovecraftiana como "En la boca del miedo").

Saludos.

Markitos dijo...

Yo creo que he visto algo de Society, pero no estoy seguro. Pero hay una versión nueva de Re-Animator donde salen Santiago Segura y Elsa Pataky.

Boris dijo...

Hombre Lobo: Tengo pendiente ver La La llamada de Cthulhu. Aunque, a priori, me parece un poco innecesario que sea muda y en blanco y negro para poder serle fiel al original literario. Pero tendré que verla para opinar, evidentemente.

Markitos: Sí, es la tercera parte de las aventuras de West, se llama Beyond reanimator, la dirige Yuzna y su interés se centra mayoritariamente en que sale la Pataky enseñando encantos.

Mario dijo...

Para mí "En la boca del miedo" es de lo mejor de Carpenter
Peliculón!

K dijo...

Pues justamente esta película es la que pensaba ver en cuanto viera la que tengo en la cabeza de la lista, de hecho la veré ya mañana así que volveré a comentar que me pareció. De este hombre sólo he visto Society y he de reconocer que lo pasé de vicio viéndola y por supuesto después comentándola.

Un saludo!

Boris dijo...

Mario: De lo mejor de Juanito Carpintero, sin lugar a dudas.

K: Un pequeño detalle: el director de Reanimator es Gordon, Yuzna es el productor. A disfrutar de este clasicazo y ya nos contarás.

Un saludo!!