El bosque maldito (The woods, 2006)


Lucky Mckee sorprendió de manera muy grata al mundillo del terror con su primer largo en solitario, May. Las andanzas de la pequeña y entrañable psicópata destacaron por un magnífico y casi surrealista sentido del humor, que mezclaba la inocencia e inadaptación de la protagonista con los sangrientos resultados de sus intentos por hacer amiguetes, y supusieron un verdadero soplo de aire fresco en los mohosos sótanos del género, amén de hora y media de diversión como ya no recordaba un servidor.
Sin volver a saber nada del joven director californiano desde que disfruté de mi primer acercamiento a su cine –exceptuando su notable contribución a la primera temporada de Master of Horror-, la semana pasada me di de morros con su último trabajo, El bosque maldito, mientras escarbaba en busca de una película que llevarme a la boca para olvidarme un poco de Febrero y sus puñeteros exámenes. Me dispuse a verla, con las mejores expectativas, que se tornaron en descrédito, decepción y cabreo monumental, sucesivamente, a medida que avanzaba el metraje.

A primera vista, debido a que El bosque maldito está protagonizada por féminas, parecía que Mckee iba a seguir con su personal estilo de comedia macabra con chicas raritas. Pero nada más lejos de la realidad, ya que, no sólo traiciona la originalidad de sus anteriores trabajos, sino que decae con una tópica historia de colegio embrujado, sin un solo atisbo de humor, y que cuenta con el agravante de referir de manera descarada a dos clasicazos del terror contemporáneo: Suspiria y Evil dead. Referencias que se originan de las brujomaestras y del insidioso ambiente, en el primer caso, y del bosque de ramas animadas y un tanto inquisidoras, con Bruce Campbell incluido, por el segundo.

Los homenajes –o plagios, según se mire- son el punto de partida de un argumento que naufraga ya desde los primeros instantes, cuando se deja suficientemente claro al menos avezado de los espectadores que sí, que el bosque está embrujado, como bien reza el horripilante título en español, y que las malévolas profesoras son las responsables de las desapariciones de las pipiolas. El trilladísimo enfrentamiento de la alumna nueva –tan brillante como insubordinada- con las matonas y la amistad que adquiere con su compañera más apocada y freak acaparan la trama, mientras que el descubrimiento de los elementos sobrenaturales se realiza a trompicones, sin claridad ni coherencia narrativa, culminado en un final ridículo que no salva ni la autoparodia de Campbell con hacha y todo. Este desbarajuste argumental se transmite también a los personajes, que pululan por los regios pasillos del colegio sin saber muy bien qué hacer, con unos absurdos cambios de comportamiento cuyo esclarecimiento –más allá de hipotéticas explicaciones hormonomenstruales- se queda en el limbo.
En definitiva, una chapuza de guión que provocó que deseara que acabase desde casi el comienzo, con suspiros de indignación incluidos, que me puso de mala hostia y que me hizo revisar la Imdb para comprobar, incrédulo, si era el mismo Mckee de May.

Supongo que el mal cuerpo que se me quedó fuera parecido al de los espectadores que sufrieron Trampa mortal después de haber de haber visto La matanza de Texas. Espero que Mckee no pertenezca a esa clase de directores nobeles que se vacían tras debutar con una obra maestra y que, al igual que ocurrió con Hooper, todavía tenga en la recámara algún puñado de buenas ideas, al menos.
La calidad de una película de miedo cuyo aspecto más terrorífico sea la traducción del título original y cuyo mayor mérito sea la siempre agradecida presencia de jovencitas con minifalda escolar que se pelean entre sí no puede ser precisamente buena. Aunque también es cierto, en honor a la verdad, que los aspectos técnicos y visuales del film, dejando a un lado los horribles efectos digitales de las ramas asesinas, no están nada mal y que mi juicio sobre la película probablemente está contaminado por el tremendo bajón respecto a May. No obstante, un I.

Dictamen: I



4 comentarios:

Iveldie dijo...

A mi también me pareció malísimas, esta es la crítica que puse en abandodatabase despues de verla:

Ya estamos otra vez, otro bodrio pal bote. ¿Como es posible que un director después de haber hecho una película tan interesante como May haga esta...cosa?. Un guión tan ridículo que da hasta vergüenza ajena, unos diálogos absurdos que no aportan nada y se hacen agotadores, un ritmo torpe y aburridisimo, lento hasta la saciedad y unas actuaciones que tampoco es que sean malas pero que son tan planas que no interesan para nada los personajes que recrean. ¿Suspiria?, ¿dónde esta el homenaje a Suspiria?, porque yo he visto la película de Argento muchas veces y no le veo la relación, solo que pasa en un internado... No le pongo un cero porque tanto la fotografía como la ambientación me parecen bastante correctas. También salvo a Bruce Campbell, aunque sale bien poquito el hombre, la verdad, no me explico que pueda hacer una gran pelicula como Bubba Ho Tep y luego meterse en semejante proyecto.

Saludos iveldieros!

cine de terror
cine de culto

flits dijo...

Pues no la he visto pero por lo que cuentas me da la sensación de uqe se ha vaciado de ideas...suele pasar,otro que muere joven!

Boris dijo...

Iveldie: Pues sí, parece ser que nuestras sendas opiniones son prácticamente la misma, como no podía ser de otro modo ante un bodrio de semejante magnitud.

Flits: Esto de los directores que mueren jóvenes -tan jóvenes que casi no acaban de debutar- es algo bastante frecuente.

Esperemos que Mckee enderece el rumbo.

Saludos!!!

May dijo...

madre mía, qué exageración! No seais tan duros con Lucky. Yo, lo peor que le veo al film, es que es muy al estilo yanki y eso me fastidia. Por lo demás, que sea bienvenida; ya se nos recuperará el chaval. Ah, y me parece una injusticia que no se estrenara en cines mientras que otros "bodrios" se pasan semanas reptando (podría decir recaptando) pasta, como el alter (puaj) ego de Dark Water, y demás yankadas por el estilo.