Cristal Oscuro (The Dark Crystal, 1982)


Todos sabéis quien es el genio Jim Henson. El Señor de las marionetas (no, no estoy hablando de Aznar) El Señor de la fantasía que nos ha hecho disfrutar con maravillas como Barrio Sésamo, Fraggle Rock, Dentro del laberinto o esta peli de la que os voy a hablar.

Para empezar, un aviso: Jim Henson decidió hacer una cinta adulta. Una película oscura y trágica, donde los renacuajos se iban a flipar a no ser que fuesen tan raros como yo o mis jefes (sí, Mario y Boris). De hecho es una de las cintas más incomprendidas de Henson y por desgracia no saltó a la palestra hasta mucho tiempo después.

No hay futuro desde que los Urskeks se dividieron y crearon el caos. La raza esta partida en dos: Skekses y Místicos. Los segundos se dedican a pensar sin importarles nada de lo que les rodea, y los Skekses, seres tiránicos, han poblado de tristeza y odio un mundo de magia a punto de terminar. Entre sus logros, se encuentra el haber destruido a los Gelflings, raza que, según la profecía, reconstituirá el Cristal Oscuro y restaurará la paz en la tierra. Pero no todos están exterminados, Jen sigue vivo y está dispuesto a que la profecía se cumpla; con la ayuda de Kira una gelfling hembra, correrá una serie de aventuras envueltas en una trama de misterio, muerte y traiciones.

El argumento salió de la cabecita de Henson, dispuesto como estaba a llevar a cabo el film costase lo que costase, fuese un desastre en taquilla o un exitazo (arrasó en países como Japón y Francia y pasó un poco mas desapercibida en los USA) Nadie quería ver muñecos, nadie quería una película entera con bichos articulados y menos con toques tenebrosos, donde la muerte juega un papel importante. Henson se la jugó y fue a por todas.

La base fundamental de la peli son las marionetas, robots con ruedas y motor. Un trabajo arduo, cansado y que procuró más de un problema a los autores, ya que la idea era conseguir la máxima expresividad y que todo pareciese natural. Hablamos de un tío que estaba acostumbrado a este tipo de trabajo y que necesitó la inestimable ayuda del Frank Oz, genio, director y doblador (la conocida voz de Yoda es). Con todo, casi mueren en el intento; necesitaron cortar escenas, invertir dinero y mantener la fe.
Por otro lado resulta altamente recomendable comprarse el DVD por el Making off (ALUCINANTE) y por varias tomas que más tarde fueron cortadas.

El guión mezclaba amor y miedo con mucha soltura y sin que nada chirriara... y eso que parecía que iba a ser una peli para niños, con marionetas y hadas. No querían actores, sólo voces y mucho esfuerzo. Sumado a esto, la música se complementa perfectamente, procurándonos momentos tan alucinantes como la conclusión de la cinta, uno de los finales más bonitos que jamás haya visto.

Todo está vivo en El Cristal Oscuro. Desde una simple sonrisa hasta una lágrima o, incluso, la muerte y la humillación.

Dictamen: IV



7 comentarios:

Cesare dijo...

Muy grande si... Ademas muy logrados los Skekses y tambien los Místicos... No tanto los Gelflings... Pero gran película, si señor...

allicroom dijo...

Esta claro que el señor Henson es un genio...menos mal que se jugó la pasta para poder dejarnos esta pequeña obra de arte titiritera tan cojonuda y a la vez entrañable.

juanxis dijo...

y los numeritos musicales del BOwie...a mí eso se me kedó grabao cuando la fui a ver al cine con mi brother..daba miedo!Después de la peli a Jennifer COnnelly le diagnosticaron encharcamiento pulmonar agudo y ya sabéis cómo acabó

Mario dijo...

Pero eso era en 'Dentro del laberinto' GAÑAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAANN!!!

allicroom dijo...

jajajaja un fallo lo tiene cualquiera!!!Pero no hay que quitarle la razón en el encharcamiento de pulmones que sufrió la pobre Connelly!!;p

nonasushi dijo...

Es que las dos pelis, son cojonudas y ya se sabe... a veces se mezclan je, je, je.

juan dijo...

jajaja jo, q mal en todo caso, viva la COnelly y sus te**s