Blade II (2000)


Una vez más Guillermo del Toro recoge el testigo con otra extraordinaria versión cinematográfica de un cómic, Blade II. Aprovechando la estética y la perspectiva otorgada al personaje para la primera cinta, se reanudan las aventuras del cazavampiros negro que en esta ocasión deberá unir sus fuerzas con las de sus habituales presas, con el fin de combatir a un nuevo enemigo.

El director mexicano aceptó la patata caliente que podría haber resultado la secuela del vampiro que caza vampiros y optó por darle un enfoque diferente, alejándose en cierto modo de las formas de la primera entrega. En esta ocasión se desarrolla una historia que cuida los tintes terroríficos con más mimo que su predecesora, y que une de forma magistral las referencias al cine de terror clásico con un estilo videojuego de esos de repartir estopa.

Blade II olvida las fuertes pretensiones de postmodernidad eructadas por Stephen Norrington y se recrea en una visión más monstruosa del mito del vampirismo. El líder de los chupasangre ya no tiene aspecto de yuppie mafioso sino que recuerda más bien al Nosferatu de Murnau. Característica que comparte con los Segadores, nuevas criaturas introducidas para la ocasión, más aproximas a los monstruos de la Universal que a los vampiros modernos de Anne Rice.

El espíritu de la cinta es espectacularmente comiquero, incluso más que en la primera entrega, a pesar de que se aleja aún más si cabe del referente literario. La escuadra de vampiros dirigida por Nyssa parece un supergrupo de héroes (o de villanos más bien) y cada componente dispone de unos minutos de gloria para ejemplificar su modus operandi y las disciplinas en las que es más hábil.
De entre todos ellos destaca Reinhardt -personaje interpretado por Ron Pearlman quien más tarde daría vida a Hellboy, nuevamente de la mano de del Toro- La cómica interactuación entre Blade y él es uno de los puntos fuertes de la peli, siempre que no se tome muy en serio.

Y es que el mayor acierto de Blade II no es sino el sentido del humor que destila en casi todos los planos. Queda claro que nadie se toma en serio la peli y que la búsqueda de la diversión sin complejos es el único objetivo. Guillermo del Toro fuerza el guión al máximo para conseguir una cinta a ritmo frenético, eliminando varias secuencias que pudieran ralentizar la trama. La acción descerebrada, pero clara y efectiva, invade prácticamente todo el metraje, con Wesley Snipes consagrándose como uno de los mejores artistas marciales, participando de una serie de impecables coreografías (ríete de Matrix) mezcla de estilos de lucha, como él mismo explica.

Muchas subtramas de la peli, como la pseudo-relación amorosa entre Blade y Nyssa o el choque generacional entre Whistler y Scout, son irremediablemente cómicas, fuera esa la intención o no. No hay más que escuchar los comentarios de la edición especial en DVD para ser conscientes de que Guillermo consideraba graciosas estas escenas, así como alguna otra con efectos digitales lamentables, que él mismo describe entre risas como una de las peores de la historia.

El guión de David Goyer es, en mi opinión, el mejor que ha firmado hasta la fecha. Ayudado por la habilidad narrativa del director, los textos resultan amenos y carentes de la torpe trascendencia que ha pretendido insuflar a otros productos, como por ejemplo en Batman begins. Esta vez escribe una de monstruos y mamporros, como requiere la ocasión, y nos dejamos de zarandajas.
Además no debemos olvidar el pequeño papel redactado para mayor gloria de Santiago Segura, con aquella épica frase en el idioma vampírico que rezaba algo así como: “¡Torrente-tres!”.

El sentido del humor y la ausencia absoluta de pretensiones, unido a una más que correcta espectacularidad visual con Snipes a la cabeza en el arte de repartir hostias, hacen de Blade II una peli digna de verse. De mis favoritas en lo que a adaptaciones de cómic se refiere, aunque en esta ocasión quede lejos la apuesta inicial en papel.

Dictamen: IV

(*) Artículo publicado inicialmente en el magnífico weblog de cómics Es la hora de las tortas!!!


6 comentarios:

Gel dijo...

Cuando pueda le daré otra oportunidad a esta peli. La vi cuando salió en DVD y la verdad es que no me gustó nada (apenas tengo recuerdos de ella). Me gusto mucho más la primera...

Mario dijo...

A mí tampoco me gustó nada la primera vez que la vi...
Pero ahora me parece un clásico. Desde cierto punto de vista.

Cesare dijo...

Desde cierto punto de vista... A mi la primera me parecio de ver una vez (la vi tres) pero esta me encanta, es lo que una peli de estas caracteristicas tiene que ser y lo es dignamente y sin caer en el ridiculo... Ademas, se nota la capacidad de su director... No es su mejor película, pero si la más divertida... E incluso los Segadores acojonan...

Rodi dijo...

Me encanta esta peli, es realmente entretenida y es de las pocas basadas en ccomics que tiene verdadera apriencia de comic.

Gran blog.

Saludos.

Mario dijo...

Para mí sólo es superada por El laberinto del fauno.
Me gusta más que Hellboy, quizá me xq me la tomo menos en serio.

Y gracais Rodi!

Dr. Mario Neta dijo...

Gracias amigo... excelente crítica del film, me haré tiempo de verla con comentarios del director.
intuyo la crítica a Blade Trinity... (secuela innecesaria si las hay)