La fuente de la vida (The fountain, 2006)


Ponerse delante de un teclado para escribir sobre una película como La fuente de la vida puede resultar ligeramente desconcertante. Si la misma trama del filme que tenemos entre manos no se muestra demasiado clara para el espectador… ¿Cómo hablar de ella objetivamente? Fácilmente podría decantarme por destruir (figuradamente hablando) una historia que se sabe pretenciosa y que, a priori, puede parecer desordenada y confusa. De hecho, The fountain es una peli pretendidamente desordenada y confusa, con un puñado de ideas muy interesantes desperdigadas a lo largo de la cinta, puestas ahí para que el más rápido se haga con ellas, si puede (y si quiere)

Darren Aronofsky saltó a la fama gracias a la experimental Pi, fe en el caos. El filme fue distribuido por circuitos independientes y catapultado definitivamente al gran público por el festival de Sundance. Al margen de un par de obras como estudiante, Darren debuta con unos modos bien definidos que se prolongarían en sus dos películas posteriores.

La fuente de la vida posee un estilo a medio camino entre la tomadura de pelo y la genialidad. Las tres historias comentadas anteriormente se entrelazan sin ningún tipo de coherencia aparente: La puesta en escena, caracterizada por un lento ritmo narrativo y planos muy largos, concatena secuencias oníricas y más bien simbólicas, con pocos diálogos, muy al gusto del director. Por otro lado, la banda sonora se hace sentir en el noventa por ciento del rollo, no dejando de sonar en casi ningún momento y añadiendo más madera al ya de por sí exagerado barroquismo de cada secuencia.

El particular estilo de Aronofsky puede resultar pedante e indigesto. Muchos críticos del momento (como Jordi Costa) desprecian las pretensiones de intelectualidad con que Darren sobrecarga sus películas; y por una parte no les falta razón: ¿Es necesaria tanta complicación para expresar unas ideas tan sencillas?
La fuente de la vida plantea una reflexión sobre la muerte con mucho adorno e influencia oriental, pero, al fin y al cabo, no deja de ser una defensa de la reencarnación, de la transformación de la energía. A pesar de no haber atado ningún cabo de la trama, nos quedamos con la idea: la muerte es lo que nos hace humanos.

Las dudosas intenciones del director Neoyorquino y sus formas forzadamente personales de contar historias, sin duda pueden acabar con cualquier tipo de simpatía hacia él. Tanto como entiendo esta postura, no puedo negar que no disfrutara del largo en cuestión. Sobre todo las escenas del astronauta suspendido en el espacio comiendo del árbol de la vida, realmente extraordinarias.
Hugh Jackman y Rachel Weisz protagonizan con oficio una película de retazos, de ideas formidables narradas con un dramatismo exquisito en ocasiones, y de conceptos sencillos enrevesados de forma cargante en otras. La cara y la cruz del cine de Aronofsky, quien se encargará de la adaptación yanqui de El lobo solitario y su cachorro.

En resumen, La fuente de la vida es una película imposible de seguir paso a paso, pretenciosa y exagerada… y sin embargo, lo pasé bien viéndola. Si eres capaz de disfrutar al vuelo de secuencias inconexas entre si (y no te das por aludido si crees que el director quiere tomarte por tonto) entonces podrás deleitarte con una gran película, no tan intelectual como parece querer ser, pero con momentos fenomenales a pesar de todo.

Dictamen: III


(*) Artículo publicado inicialmente en el magnífico weblog de cómics Es la hora de las tortas!!!

23 comentarios:

allicroom dijo...

Pero tiene algo que ver con el mundo comic??Es que de eso no me enterado mu bien...
Para cuando un post sobre Sunshine?????

Saludoors

Mario dijo...

Ya, es que no lo he explicado.
En palabras de Tebeonauta:

"Aronofsky (..) se embarcó en una producción de alto presupuesto, y ante la imposibilidad de llevar a buen puerto el rodaje, decidió transformar el guión en una novela gráfica ilustrada por el genial Kent Williams y editada por DC, en la línea Vértigo. Posteriormente simplificó el guión y pudo llevar a cabo el rodaje de la película."

Gel dijo...

Otra película de ideas sencillas, pretenciosa y de barroquismo extremo es 2001 ;-) Vi The Fountain hace un par de días y me gusto, si bien me quedó la sensación de que le faltaba un punto para completar perfectamente la historia. Lo cual, dados los problemas que tuvo Arofnosky para rodar esta película, no me extraña nada. Pero es cine en estado puro, toda una experiencia visual.

Mario dijo...

Hummmmm...
Jeje, tú yo nunca vamos a estar de acuerdo ;-)

2001 no se puede decir que sea una peli de ideas sencillas. Podrías decirlo si consideraras la versión novelada que realizó Clark más tarde, pero Kubrik defendió mil veces que el no había querido contar eso... en realidad no debía saber muy bien lo que quería contar.

Pretenciosa depende de como lo mires: la parte científica está desarrollada por un crack, y el final es simplemente un espectáculo visual, a mi modo de ver.

Y barroca... ahí te doy la razón. Aunque combinado con momentos hiperrealistas.


Saludos crack!!

nonasushi dijo...

Estoy intentando verla, me armo de valor cada día y nunca me apetece.

A lo mejor luego me encanta... No se

Gel dijo...

Hola Mario,

No me refiero por supuesto a la versión novelada. 2001 esta abierta a todo tipo de interpretaciones, pero la idea de fondo creo que es muy sencilla: la evolución de la humanidad desde sus albores hasta la conquista del espacio, vigilados y/o guiados por otra inteligencia superior (el monolito). Y es pretenciosa precisamente por eso. Llevar esa simple idea a la pantalla es todo un reto. Y el modo de hacerlo de Kubrick es tambien pretencioso, pues lleva al extremo la tecnología que tenia en su época para conseguirlo.

Y ojo, que para mi que la peli sea pretenciosa no supone nada negativo, si cumple su objetivo. 2001 lo consigue de sobra... the Fountain, en cambio, creo que se queda a medias.

Y hasta los momentos hiperrealistas de 2001 son barrocos (el vals de las naves espaciales, por ejemplo) ;-)

Gel dijo...

Por cierto, yo creo que Kubrick con 2001 no quería contar nada. Creo que es puro cine, experiencia visual y sonora.

Mario dijo...

"el vals de las naves espaciales, por ejemplo"

Jeje, eso es barroquismo puro (vamos a desgastar la palabra) Me refería más bien a otras secuencias bastante más sobrias..
Por cierto, he soñado que los de Vodafone querían mandarme a la orca ¡! Por tu culpa! :-P

Saudos!


PD: Nohemi yo creo que la peli te encantará. Sé de una que empezó a llorar en el mimuto 15 y no paró hasta el final (y a pesar de todo le gustó)

juan dijo...

bueno, pues como siempre estuve esperando la peli después de ver el trailer, q me flipó:conquistadores españoles, naves burbuja con calvos dentro, tres tiempos bien distanciados entre sí...vamos q lo tenía todo. La vi y me aburrió y me cabreó por su pretenciosidad formal absolutamente vacía de contenido.Aburridisimaaa. Lo siento, pero mi nota es : puta mierda, Montgomery! y parrafraseando a Jules: "(2001)no está en la misma liga, ni siquiera es el mismo jodido deporte, joder("

Mario dijo...

"me cabreó por su pretenciosidad formal absolutamente vacía de contenido"

Es es la postura de muuucha gente, y de muchos críticos también.
Y puede que no os falte razón... aunque yo no me aburrí viendo la peli :-)

Mario dijo...

pretencioso, sa.

(Del fr. prétentieux).

1. adj. Presuntuoso, que pretende ser más de lo que es.

Mario dijo...

barroquismo.

1. m. Tendencia a lo barroco.

barroco, ca.

(Del fr. baroque, y este resultante de fundir en un vocablo Baroco, figura de silogismo, y el port. barroco, perla irregular).

1. adj. Se dice de un estilo de ornamentación caracterizado por la profusión de volutas, roleos y otros adornos en que predomina la línea curva, y que se desarrolló, principalmente, en los siglos XVII y XVIII.

2. adj. Excesivamente recargado de adornos.

3. m. Período de la cultura europea, y de su influencia y desarrollo en América, en que prevaleció aquel estilo artístico, y que va desde finales del siglo XVI a los primeros decenios del XVIII.

juan dijo...

pues no le veo el barroquismo a la peli por ningun lado!

Kike dijo...

Buena crítica.

allicroom dijo...

yo veo más barrocas y bizarras los comentarios y críticas que la propia peli....;p

Insisto, para cuando un post de Sunshine????

Mario dijo...

Sunhine debería haberla hecho en su día, que encima me encantó. Ahora ya no sé si caerá...

Saludetes!

juan dijo...

y pa cuando uno de Dune? (hablando de barroquismo...)

Mario dijo...

uff.. pienso en una review de Dune y me tiemblan las rodillas (como cuando juego al furbol!)

Me parece que el verano se interpondrá entre esa reseña y yo.

Tú no te animas Juan?

John Trent dijo...

Independiente de que a mi La fuente de la vida me parezca un peliculón y de lo mejorcito que se va a estrenar este año en salas de cine, tengo que discrepar en cuanto a las primeras líneas de tu critica. ¿Complicada de seguir? Yo creo que, como ocurre con otras películas que también pueden parecer complejas, hay espectadores que, ante lo surrealista de las imágenes, no intentaran comprender la historia e ir hilvanando las situaciones, sino que lo verán como un conjunto extraño. Sin más. Pero, y yo creo que en un segundo visionado algunos lo apreciaran mejor, lo que nos cuenta La fuente de la vida no es para nada difícil de seguir, y lo complejo queda en su asombro visual. La película muestra paso a paso, a veces jugando un poco con el espacio-tiempo, los estados de animo que sufre el protagonista durante su viaje interior, debatiéndose entre el miedo (la inminente muerte de su amada) y el optimismo (la posibilidad, aunque sea mínima, de poder salvarla la vida). El miedo (la historia del conquistador) y el optimismo (la del buda del futuro) cogen sentido inmediato cuando sabemos del libro que esta escribiendo Izzi, y la proposición que le hace al Dr. Creo de terminar el mismo la historia (y esto, ni más ni menos, es lo que vemos en los últimos y magníficos minutos: el final terrible que, por fin, ha tenido que aceptar el protagonista).

Por cierto, dentro de poco pondré mi primer post en el blog. No se me ha olvidado.

Mario dijo...

Más o menos es lo que digo en la reseña. Dificil de seguir en cuanto a la forma normal de contar una historia, pero las ideas quedan claras al final :-)

Jesús David dijo...

la verdades que de no ser por que puede resultar bastante liosa en ciertos puntos y los temas de la religión que no vienen a cuento... hubiera sido una gran película. Saludos!

viejodelpozo dijo...

yo he visto the fountain 3 veces
y desde la primera ves que la vi me encanto
y de incoherente las 3 historias no tienen nada
hay que analizarla bien

tampoco es desordenanda tampoco lo es.
no es una tomadura de pelo
PARA NADA!!

Anónimo dijo...

No podés criticarla mal, sólo porque no la entendiste, ese es tu problema, no de la película; porque yo la entendí perfectamente.

Cada plano del film es hermoso, el mensaje también lo es, las actuaciones espectaculares, en especial las de Hugh Jackman.

Es una película redondita de principio a fin.
Todo cierra cuando planta la semilla del árbol en la tumba de Izzi, por lo visto Tom encuentra la "cura" contra la muerte como él lo dice, y vive 500 años más, hasta el momento en que lleva el moribundo árbol de la vida a su renacimiento, dandole vida con su muerte, dispuesto finalmente a morir.
Como cada tatuaje en su brazo representa el paso del tiempo, tal cual los círculos en el tronco de un árbol. El momento en el que se hace el primer tatuaje, es para llorar.
La historia ficticia del conquistador está buena también, ese es el libro de Izzy, que Tomas estubo 500 años hasta poder escribirle el final, justo antes de morir por el árbol en el cual "estaba su esposa" renacida desde su tumba.

Hay tantas cosas simbólicas en esta película, como el acto de la mujer de ser la fuente de la vida, y el hombre de ser el entregador de la semilla que la da.
El el ciclo de la vida perfecto, morir dando vida, el verdadero círculo.

Los cambios de secuencia, tienen mucho que ver, los unos con los otros, no corta en cualquier momento, los 3 planos temporales son análogos en muchas cosas, la mayoría son analogías simbólicas, pero no son inconexos como vos decís, es una película para analizar mucho.

Kubrick estaría orgulloso de Aronofsky.