El templo de los Colosos III - La génesis de Hércules



¡Todo esto es mío! ¡Este trono es mío!
-Rey Bokam (Goliat contra los gigantes, 1961)

¿Creíais en serio que El Templo de los Colosos podía ser derrumbado? Por Ares que eso es imposible. Ahora sentaos y escuchad, pues el verdadero viaje acaba de comenzar. Como todos sabréis ya, el Peplum nace en 1958 con Hércules. Pero ¿Como nace Hércules?
Años 20: El cine existe y ya es un entretenimiento barato y popular. Hay películas de todos los géneros y para todos los gustos, entre ellas las mitológicas. Los trabajos de Hércules, La Odisea, La Iliada… todas fueron llevadas al cine, y en más de una ocasión de manos de creadores italianos. Esta colección de filmes conforman el fundamental pre-peplum, poco conocido hoy, pero muy importante en su día.


Años 50: Además de contra el enemigo comunista, Hollywood debía enfrentar ahora otra amenaza aun peor... ¡¡La televisión!! Para defenderse de un adversario tan increíblemente poderoso, las productoras americanas inventaron todo tipo de sistemas absurdos como el cinemascope o el 3D, con la intención de atraer al público a las salas. Otra de aquellas tácticas fueron las notorias y espectaculares megaproducciones que se popularizaron por aquel entonces y que, a pesar de sus elevados costes, aseguraban grandes beneficios en taquilla. Entre dichas producciones se hizo hueco el género conocido como Kolosal en el que se narraban grandes acontecimientos supuestamente históricos (la mayoría bíblicos) con presupuestos desorbitados y conocidas estrellas.


Mientras tanto, en Italia, al mismo tiempo que la economía del país mejoraba, la industria del cine se hundía. El neorrealismo ya no interesaba a nadie. En consecuencia, en 1955 se estrena una coproducción italo-americana llamada Ulises, protagonizada por Kirk Douglas, que narra La Odisea de Homero de forma bastante literal. La peli resulta un poco aburrida y pedante, pero al fin y al cabo se trata de una novedad. Hay amor y aventuras… A la gente le gusta.


Pietro Francisci tiene una idea, piensa en llevar al cine al mayor héroe de todos los tiempos: Hércules. Pietro escribe él mismo el guión en colaboración con Ennio de Concini y Gaio Frattini. El resultado final es un pastiche de las Argonauticas de Apolonio de Rodas y de tres de los doce trabajos de Hércules.
Francisci necesitaba un Hércules y no terminaba de encontrar a la persona ideal. Necesitaba un tipo imponente, atractivo, con carisma y enorme. Mientras tanto, su hija ve un musical llamado Athena en la que aparece un Mr. Universo llamado Steve Reeves.
Steeve Reeves nació el 21 de enero 1926 en Glasgow. El señor Reeves ya había sido escogido por DeMille para ser su Sansón en Sansón y Dalila. Por desgracia, era demasiado gigantesco y esto le impidió conseguir el papel. Sin embargo, más tarde conseguiría otro que le llevaría a lo más alto…


Toda la fuerza del Olimpo está con vosotros. Hasta la próxima, amigos.

4 comentarios:

Higronauta dijo...

Pues sí, el Ulises de Douglas gusta, y mucho oiga.
Interesantísimo artículo una vez más, caballero, y que me deja con ganas de más. Mientras tanto, iré revisionado las cintas de Maciste, para estar al día cuando las comente.

Un saludo.

Por cierto, ¿para cuando una retrospectiva filmotequera o catódica de la filmo del gran Steve Reeves?

Milgrom dijo...

Me quedo con ganas de más, yo también. Es curioso, ahora que has mencionado el tema en el artículo, cómo Italia empezó haciendo cine majestuoso con las producciones de Giovanni Pastrone Pastrone como Cabiria, La Caida de Troya. Pasar luego al neorrealismo más humilde, para resurgir años más tarde del Peplum y el cine más grandilocuente.

BUDOKAN dijo...

Muy buena esta genealog{ía que vienes haciendo de este género que en mi caso ha cautivado mi gusto cinéfilo. Muy interesante.
Saludos!

Mario dijo...

Tengo ganas de que comentes clásicos imprescindibles para ir tirando ya de mula XDD