Batman vuelve (Batman returns, 1992)


Esta claro que cuantificar la calidad de un producto de entretenimiento puede resultar un ejercicio de subjetividad enorme, y no podría ser de otra forma en el mundillo del cine. La supuesta eficacia de la cinta de la que vamos a hablar solo está refrendada por una vulgar opinión (la mía) que puede ser contradicha, y de hecho lo será, en cualquier momento.
Y es que el filme que revisamos en esta ocasión quizá no sea del agrado de todos. Al ponerme enfrente del teclado y empezar a ordenar las ideas sobre Batman Vuelve, me doy cuenta de que lo primero que me viene a la cabeza es la tradicional disputa entre detractores y amantes de esta película.
Hay unanimidad entre los fans del Hombre murciélago en decir que la primera entrega del Batman dirigido por Tim Burton es extraordinaria. Ya comentamos en su día como el excéntrico realizador supo captar a la perfección las características oscuras y casi anti-heroicas del personaje reinventado por Frank Miller, y trasladarlas a la gran pantalla sin olvidarse de aplicar su sello personal y esa forma tan particular de concebir el cine. Jack Nicholson dio vida a un Joker absolutamente inolvidable y Michael Keaton fue asumido por todos como un Caballero oscuro más que notable.
Sin embargo a la hora de analizar su continuación, que llegaría unos años más tarde, los aficionados no estuvieron tan de acuerdo. Un sector de los espectadores despreció la cinta por considerarla absurda, ñoña y disparatada. Otro (en el que me incluyo) aupó el proyecto a una categoría superior a la de su predecesora.

Se podría decir, sin miedo a la equivocación, que Batman vuelve es un producto moderadamente personal. Burton desplegó toda su creatividad en esta cinta, con lo bueno y lo malo que esta decisión arrastraría. La estética, mezcla de goticismo tétrico con ambientes navideños, es arriesgada y sorprendente a partes iguales. El enfoque, casi de macabro cuento para niños, que el director decidió insuflarle a sus personajes no fue bien recibido por todas las audiencias. El humor negro que triunfó en la edición anterior también existe aquí, y sino mirad al Pingüino conduciendo el Batmóvil de juguete, pero la caricaturización extrema de las situaciones (¿un ejercito de pingüinos?) no fue aprobada por el gran público de la misma forma.

Lejos de utilizar personajes arquetípicos, tan habituales en las historias de superhéroes, el guión describe esta vez a un trío de rarezas (Catwoman, El pingüino y el propio Batman) que se disfrazan de una u otra forma para disimular su verdadera naturaleza. La línea entre el bien y el mal es más fina ahora y la diferencia entre Bruce Wayne y sus antagonistas no está tan clara.

La mujer-gato actúa de tal modo que su homónima nunca haría. Al enfundarse en látex, Selina Kyle (espectacular Michelle Pfeiffer) se transforma en una versión apasionada, oscura y sin ataduras de si misma, que puede convertirla tanto en heroína como en villana. La relación paralela Bruce/Selina, Batman/Catwoman está extraordinariamente llevada y se convierte en uno de los motores del filme.
Por otro lado, El pingüino se presenta como un personaje vengativo y violento pero que, en última instancia, da buena muestra de sus sentimientos y sus circunstancias. Al contrario de lo que casi siempre ocurre en Hollywood, donde el villano de turno trama la fechoría más desagradable justo antes de morir, en este caso Burton nos muestra el lado más humano y débil de Oswald Cobblepot justo antes de matarle. Este detalle da una fuerza muy importante al personaje, unido a la maravillosa intro de la peli con la cuna del pingüinito echada al río en un ejercicio cien por cien burtoniano. A pesar de la nominación a los Razzies de Danny DeVito por esta interpretación, yo me declaro defensor del personaje.

Para completar el hipercomercial elenco electoral (como siempre en las pelis de Batman) un excepcional y muy particular Christopher Walken da vida al manipulador maluto en la sombra al que la jugada acaba saliéndole mal. El nombre del personaje en la peli es el de Max Shreck; directamente sacado del mítico actor que interpretara a Nosferatu en el filme expresionista de F. W. Murnau.

Los gadgets, los bat-vehículos, las peleas y las secuencias de acción siguen apareciendo, aunque desde un punto de vista un poco diferente. Se podría decir que la peli da más importancia a la belleza estética que al ritmo en la puesta en escena, con un resultado más que correcto en cualquier caso.
En contraste con la ambientación navideña entra en juego el circo del Triángulo rojo (detalle que recuerda a la banda del Joker y muy del estilo de la estética del director) que sumado al mencionado ejercito de pingüinos (algunos de ellos de dimensiones gigantescas) y a la aún más exagerada atmósfera gótica de la ciudad, confieren al filme un estilo tenebroso-colorista bastante arriesgado que no gustó a todos.

Aún no declarándome ferviente seguidor de Tim Burton, creo que el toque personal que dio a esta cinta no fue sino un acierto, realizando un producto que se alejaba un poco más de su referente en papel pero con resultados innegablemente interesantes a pesar de todo.

Dictamen: IV


(*) Artículo publicado inicialmente en el magnífico weblog de cómics Es la hora de las tortas!!!


10 comentarios:

j dijo...

Lo digo y lo repito: esta peli es un co-ña-zo. Ehhhapiticaor!

Kike dijo...

Dilo cuanto quieras.

BATMAN VUELVE ES UNA PUTA OBRA MAESTRA.

Y tú, amigo Mario, no deberías ser tan modesto. Deja de utilizar la palabra "opinión" o "creencia" ¿Lo sabes? ¿Lo conoces? ¡Pues grítalo! ¡Sin temor!

¡¡I AM LEGEND!!

Tim Burton es mi Dios. Y Batman mi héroe predilecto. Menuda pedazo de combinación sus pelis. Placer puro.

Higronauta dijo...

Después de una larga etapa de adoración para con los dos Batman(es) burtonianos, han acabado pareciéndome demasiado estáticos y muy de cartón piedra. Pero, a fin de cuentas, me ha acabado pasando con todas las cintas de él, a excepción de Ed Wood, a qué negarlo.

Mario dijo...

Cierto es que Burton da más importancia a los valores estéticos (y estáticos) que a cualquier otra cosa.

De entre mis favoritas del director también está Big fish.

Saludos!

Kike dijo...

Pero es que estos "Batman" simbolizan algo que va más allá del "cine de superhéroes", las "películas de acción" o las "aventuras emocionantes". Es una auténtica fábula acerca de la psique humana y las máscaras que nos rodean. Es auténtico arte, algo que la muy apreciada (también por mi) Batman Begins no puede alcanzar.

Batman, Batman vuelve y La Máscara del Fantasma, son, con diferencia, los mejores filmes del Hombre Murciélago.

Y respecto a Tim Burton, que decir que nos e haya dicho ya. Es un realizador genial, cuya mayor obra aun es "Ed Wood" pero que también nos ha proporcionado otras joyas intemporales, como la locas "Bitelchus", "Mars Attacks" y "La gran aventura de Pee-Wee" o las recientes y maravillosas "Big Fish" y "Charlie y la Fábrica de Chocolate".

Mario dijo...

A mí es que directamente Batman begins no me gusta. Cuando la ví en el cine no me molestó, incluso la di por buena, pero una revisión ha terminado haciendo que sus defectos pesen más que sus virudes. Dícese:

- Diálogos interminables y farragosos para exponer ideas sencillas (casi infantiles diría yo)

- La peor puesta en escena que he visto en mucho tiempo.

Saludetes!

Dani dijo...

Tengo una relacion de amor-odio con esta peli,cosa que no me sucede con ninguna otra.A veces la veo y pienso que es maravillosa, otras,insoportable.

Al menos no deja indiferente,y tratándose de un blockbuster es todo un hallazgo.

Seguid el buen trabajo con el blog,es genial!

Saludos!

pd:Kike: Cierto, Tim Burton es un genio,pero le veo un poco despistado ultimamente.The best:Ed Wood con diferencia.El mejor biopic de la historia?

Ivan aka Imazur2002 dijo...

A mi personalmente Burton me encanta, todas sus obras, excepto la de los simios saltarines, pero bueno, bien tendría que cobrar su cheque me imagino. Del resto de su filmografía soy fan absoluto, y como ya han indicado, posiblemente Ed Wood sea su obra maestra, pero yo de todas formas y con permiso de ustedes, voy a romper una lanza a favor de "Sleepy Hollow" que recuperó en mi la afición por la escuela italiana del terror y la Hammer, y eso, son palabras mayores.
Batman Vuelve me parece una estupenda película, desmitificadora del término superheroe, viéndolo desde la perspectiva de la mente de Tim Burton, si en la primera Burton sencillamente supo captar a la perfección la esencia del personaje, en esta segunda deja de lado eso para mostrar "su" visión del personaje. Geniales las dos en mi opinión, incluso ligeramente superior la segunda para mi gusto.
Por cierto, hablando de Batman Begins, a mi personalmente me parece una de las 4 o 5 mejores películas de superheroes de la historia del cine, asi de bote pronto, aunque no por ello carente de un análisis profundo (Burton, Richard Donner y Shyamalan dirigieron las otras seminales obras maestras del término superheroe).
Y sobre la supuesta falta de capacidad de Nolan en la puesta en escena...demonios! no me digan eso!
Saludos

Mario dijo...

Las pelis de superheroes, por lo general, y desgraciadamente, no suelen dar la talla.

Si digo esto en otros foros me dilapidan, pero creo que precisamente Batman begins es el tipo de producción que contribuye a que esto sea así, confundiendo y desvirtuando totalmente el mensaje del personaje.

Lo de Nolan ya es un tema de percepción personal :-)
En mi opinión la puesta en escena de Batman begins no es que sea mala, es que es una tomadura de pelo...

Saludos!

Tufir dijo...

"BATMAN VUELVE ES UNA PUTA OBRA MAESTRA"

......Arrea! la pondré al lado de Barry Lyndon en mi videoteca muahahaha