Stardust (2007)


Por fin el legendario Neil Gaiman en la pantalla grande, uno de los pocos gurús de la narrativa comiquera que faltaba da el salto al mundo del cine. Si bien la obra elegida para abrir las hostilidades en cuanto a adaptaciones del genial escritor inglés se refiere no es uno de sus cómics más reconocidos (de hecho ni siquiera es un cómic) Stardust cumple con eficaz precisión la tarea de trasladar el mundo mágico de Faerie, junto con el resto de creaciones fantásticas paridas por Gaiman para la ocasión, a las salas de todo el mundo.

Si exceptuamos la aventura como guionista que supuso para el creador de Sandman la fallida obra de su amigo y compañero Dave McKean -La máscara de cristal- Stardust es la primera aventura del escritor inglés en el mundillo del celuloide. Involucrado en el proceso de producción de la peli, Gaiman ha vigilado y supervisado el desarrollo de la cinta dando finalmente el visto bueno al resultado final (no sabemos si a regañadientes) y asumiendo ligeros cambios respecto al relato original ilustrado por Charles Vess. El espíritu de aquél se mantiene intacto en el filme que tenemos entre manos, sin embargo pequeñas modificaciones hacen que lo narrado se ajuste a la calificación por edades y el dulcificado final se adapte mejor a todas las sensibilidades. Punto negro de la peli, sobre todo si tenemos en cuenta que estos pasos atrás no han logrado el ansiado y buscado éxito de taquilla.

No obstante, Stardust alberga más aciertos que errores, contemplándose todo el metraje con una sonrisa de satisfacción casi desde que empieza hasta que termina. La película se distancia de la basura del género realizada en los últimos tiempos (dícese de ignominias como Eragon o Las crónicas de Narnia) y rememora aquellas producciones fantásticas que marcaron nuestra infancia (Willow, Cristal oscuro, Legend, La princesa prometida…) superando incluso alguna de ellas. El enfoque y la trepidación de la peli recuerdan muy en concreto a La princesa prometida, ese clásico de los ochenta y buen ejemplo de cómo debe rodarse una de aventuras.
El sentido del humor amable (y un poco negro) tan propio de Gaiman, permanece inalterado en el rollo, y diría que las situaciones de humor incluso superan aquellas que leímos en el relato. Los fantasmas que anhelaban el trono del mundo mágico, la coqueta bruja que envejece por momentos, el absolutamente extraordinario cazador de rayos (interpretado por un sobradamente histriónico Robert De Niro, pero graciosísimo en esta ocasión) dan buenos ejemplos de cómo utilizar la simpatía para engrandecer una producción de no demasiadas pretensiones.

Todos los actores dan el pego a la perfección (la belleza de la Pfeiffer es realmente de otro mundo) exceptuando, quizá, al sieso de Charlie Cox, que aunque no resulte demasiado creíble como héroe enamorado, por lo menos no destruye la película con su interpretación. Mención especial para los hijos del rey (interpretado por el mítico Peter O´Toole) todos ellos divertidísimos, tanto en la vida como en la muerte.
También las escasas escenas de acción están excelentemente rodadas, si no fuera porque en muchas ocasiones se ven auspiciadas, eso sí, por unos rancios efectos especiales casi en su totalidad digitales y a todas luces baratillos.

En definitiva, Stardust es una dignísima adaptación del relato original; una buena película de fantasía y aventuras, con un tono romántico no demasiado empalagoso y un sentido del humor muy de agradecer. Si a eso le añadimos actores de renombre y la vasta imaginación de Neil Gaiman obtendremos, sin lugar a dudas, una producción digna de verse y que supera ampliamente, no hay ni que decirlo, a las patrañas fantásticas que se han visto últimamente.

Dictamen: III

(*) Artículo publicado inicialmente en el magnífico weblog de cómics Es la hora de las tortas!!!


11 comentarios:

Higronauta dijo...

Aunque no concibo recuerdo alguno del libro (leído hace apenas un par de años) la suma de críticas suavemente favorables como la suya, está haciendo que empiece a decantarme por su visionado. Y mire que Gaiman ha dejado de ser fruto de mi devoción...

Mario dijo...

Yo también estoy perdiendo la confianza en Gaiman. 1602 es una basura y Los eternos no me acaba de convencer...

Cesare dijo...

Bueno, pues lo mismo me decido a verla... No pensaba hacerlo, pero lo mismo ahora si lo hago...

nonasushi dijo...

Ya sabes que a mi me molo bastante. No es una obra maestra, pero será de las que me compre en dvd.
Saludos

Milgrom dijo...

Pfeiffer me parece que está sublime en esta peli.

Mario dijo...

La peli en general a gustado bastante y creo que mucho es por ese aire desenfadado que tiene...

Paco Fox dijo...

De acuerdo con Milgrom sobre la Pfeiffer. Para mí, el único punto negro de la peli es la prota en el momento en el que se declara al shavalín convertido en bicho. Parece que se había tomado tres litros de café y un tripi.
Con todo, no hay duda de que se propusieron hacer 'La princesa prometida' de los 2000 y lo han conseguido: ha sido un fracaso de taquilla. Pero el grupo de quinceañeras que tenía delante en el cine acabaron la película extasiadas, incluso saltando y bailando delante de la pantalla con los créditos. En ese momento me di cuen de que:
a) El flim será para cierta generación tan importante como 'La princesa prometida' o 'Cristal Oscuro' lo fue para la mía y
b) Tengo la mente de una niña de quince años.

allicroom dijo...

Es una peli como bien has dicho de las de antes,de las de comprarte un kilo de palomitas y disfrutar como un niño pequeño.Yo hacía mucho tiempo que no veía aplaudir en el cine...siempre buena señal.

Saludoors

Mario dijo...

Es una pena que haya pasado tan desapercibida.

Y ya tengo ganas yo de aplaudir en el cine, je.

Dude dijo...

soy un gran fan de Gaiman ( tengo casi todo de el, incluida "la mascara de cristal"). Y aun no he visto la peli, aunq el relato ilustrado por Vess me encanto cuando lo lei hace años.
De lo ultimo que he leido de el 1602, no lo termine, no se por que. Los eternos no me gustan como empieza, le falta fuelle como bien apuntas por ahi tú. Luego estan "los hijos de Askani" que se edito el año pasado y toma a un personaje secundario de "American Gods", para inspirarse, es otra cosa, es de nuevo el escritor ingles de antaño, quizas no tan original como en sus mejores tiempos, y una narracion algo lenta, pero los golpes de humor ( que hay muchos en el libro) son geniales. Peor el final es pasteloso, para mi gusto.

Salu2

Mario dijo...

Yo nunca he sido un fan acérrimo de Gaiman aunque casi sea inevitable no haber pasado por ciertas obras suyas.

A lo tonto he leido casi de todo lo que ha publicado en cómic, incluso muchas de esas obras que se publicitan con su nombre en portada: Argumento de Gaiman, idea original de Gaiman, supervisado por Gaiman, etc...

Lo que sí que no he catado son las novelas. Boris (el poco prolífico infecto colaborador de esta bitácora) me recomendó American gods, pero me da pereza la verdad.
Quizá sea por el susto que me llevé al enfrentarme a la novela de Alan Moore que me ha dejado marcado y no quiero repetir experiencia...


Saludos