Calvario (Calvarie, 2004)


No es una película de terror en toda regla, que esas al final no dan miedo, ésta es una película de atmósfera. La atmósfera no se fabrica con una formula establecida, la atmósfera se genera y se capta en la magia del rodaje, luego se monta y finalmente se expone ante el espectador.

Todo comienza con un músico de tercera categoría, de esos que cantan a los viejos de una residencia de ancianos por 50 euros. Peor aún, el hombre tiene que aguantar, en su propio camerino, el ligero acoso sexual de la más veterana y salida de las abuelitas. Hasta este momento el tío nos cae bien, incluso no da pena, pero tan solo un minuto después rechaza a la mujer de la foto (a continuación) y es en ese mismo momento en el que yo le desee el peor de los males.


Tuvo los huevos de no tocarla un pelo, que assssssco de tío. Pues la susodicha se llama Brigitte Lahaie: vosotros no la conoceréis, amos y dueños de la nueva oleada del cine x, pero esta chicha (ahora señora) hizo porno y alguna que otra película erótica en los 70's, buscadlas y las encontraréis.

Después, el tío se larga en su andrajosa furgoneta hacia el siguiente destino viejuno, pero como es medio tonto y el karma no perdona además de perderse se le estropea la coñoneta (nombre totalmente irónico claro). Por unas o por otras acaba en el hospedaje de un simpático señor que le colma de todas las comodidades que su humilde casa puede proporcionarle.

Y aquí señores es donde empieza el sufrimiento tanto para el protagonista como para el espectador. Ese hombre tan amable es en realidad un loco de mucho cuidado, que además de confundir a nuestro músico con su mujer (la cual le abandono) no le quiere dejar marchar y, por supuesto, quiere disfrutar de una relación COMPLETA con el, cama incluida. El viejo loco está supercontento, no hace mas que planes a largo plazo y se frota las manos pensando en todos los polvos que tiene atrasados.


La gente del pueblo tampoco está mejor, incluso se rifan el culo del cantante, ya que en el pueblo no existen las mujeres (y no me extraña) Son igual o más peligrosos que nuestro entrañable loco y se les nota en los ojos, en el habla y hasta en la forma de andar. Pero donde el espectador no tiene lugar a dudas de lo jodidamente grillados que pueden estar estas personas, es a los dos segundos de su primera puesta en escena, intentando violar a una pobre e indefensa vaca, de echo la violan que leches...

Pero no todo es negativo en ellos, saben montarse buenas fiestas y se pegan unos bailes dignos de los mejores bailarines de Break Dance. ¿que no me creéis? ejemplo que os casco.



Para algunos es algo desagradable, para otros terror de calidad. Para mi es una película sobria echa por un director ebrio, que tendría que llevar otro nombre en lugar de Calvario. Justo castigo es el titulo que le daría, porque nadie en su sano juicio rechaza sexo gratis de una enfermera rubia y con una delantera de escándalo, incluso tengo algún amigo que ni siquiera rechizaría a la vieja salida, ¡y no miro a nadie!

Os pongo el trailer que mola más que Armagedon, 2012 y Con air juntas (es posible que este comentario no tenga nada que ver con la realidad)



Dictamen: III

5 comentarios:

jab dijo...

Quizás, esta sea la peor crítica posible que se le pueda hacer a esta película. Aparte de no hacerle mucha justicia a la peli, parece sacada de Dimensión Fantástica.

El enterrador dijo...

El nivel está bajando por momentos, aunque se agradece la nueva regularidad.
Benvenidos otra vez.

Anónimo dijo...

os habeis cambiao los nombres?? hay gente nueva?? o como es esto..

Sayko dijo...

Jab, la peli me ha gustado, pero no tiene nada más ni nada menos de lo que relato. Fantastico es pesar que el tio no cosiera a ostias al viejo al verle preder fuego la furgoneta xD

Mario dijo...

Pues Sayko y Derek son nuevas incorporaciones. Uno le dará a las noticias y a las reseñas desenfadadas (a mi me mola Dimensión fantástica, jab :-P) y el otro se centrará en cine más antediluviano y de artes marciales... o al revés.

Estos dos gañanes han insuflado vida al blog (siempre agradecidos) así que Boris y yo pretendemos volver, en breve pero sin fecha establecida.